Tres herramientas gratuitas para bloquear el uso de ciertas aplicaciones en Windows

Tres herramientas gratuitas para bloquear el uso de ciertas aplicaciones en Windows

Es algo muy frecuente compartir nuestro ordenador con otras personas de la casa, como nuestra mujer, hijos, hermanos, padres, compañeros de piso, etc. Sin embargo, aunque en estas ocasiones lo suyo es tener distintos perfiles para que tengan acceso a determinadas aplicaciones instaladas en el equipo, la mayoría usan una misma cuenta para acceder todos al ordenador.

Pero en muchas ocasiones, es probable que queramos restringir el uso de ciertas aplicaciones al resto de personas que hace uso de nuestro ordenador. Es por eso, que vamos a mostrar a continuación tres herramientas gratuitas con las que vamos a poder bloquear su uso para otras personas en Windows y que es compatible también con la última versión del sistema operativo de Microsoft, Windows 10.

Cómo bloquear el uso de ciertas aplicaciones en Windows Simple Run Blocker

Un bloqueador de gran utilidad que además cuenta con una interfaz muy fácil de usar. Con sólo pulsar sobre el botón “+” podremos añadir las aplicaciones que queremos bloquear su uso, aunque también podemos arrastrar sus accesos directos del escritorio directamente a la interfaz. Una vez tengamos la lista de programas que queremos bloquear su uso a otros usuarios, sólo tenemos que selección la opción del desplegable “Bloquear sólo los de la lista” y guardar los cambios.

La herramienta también permite hacer la opción contraria, que es la de bloquear todo menos las aplicaciones añadidas a la lista y desde el mismo desplegable, también tenemos la opción de terminar con el bloqueo de todas ellas. Otras de las funciones destacables de Simple Run Blocker, es que desde las opciones de configuración, es posible mostrar o bloquear unidades, mostrar archivos ocultos o reiniciar el explorador de Windows. Se puede descargar desde este mismo enlace de forma totalmente gratuita.

AskAdmin

Otra aplicación muy útil para bloquear el uso de ciertas aplicaciones en Windows. En esta ocasión, podremos ir añadiendo archivos .EXE uno a uno a través de la interfaz de AskAdmin, que bloqueará el uso de las aplicaciones asociadas a esos archivos inmediatamente.

Cuenta con una característica interesante, y es que permite guardar la lista de aplicaciones para su uso posterior. Por lo tanto, para la próxima vez, no tendremos que añadir todas las aplicaciones de nuevo, ya que con sólo añadir la lista de archivos guardados y añadir otros nuevos a la lista, todas las aplicaciones serán bloqueadas automáticamente. En la versión que requiere registrar nuestra copa de la aplicación, también es posible hacer uso de la función de protección con contraseña de la interfaz principal. Descargar AskAdmin desde aquí.

Task Blocker

Una herramienta muy similar a Simple Run Blocker y que cuenta también con una interfaz muy parecida y sencilla de utilizar. En ella se muestra el número de veces que la herramienta ha bloqueado los programas añadidos a la lista, permite añadir el archivo ejecutable como las otras alternativas y a continuación el software funciona en silencio y bloquea cualquier intento de hacer uso de las aplicaciones bloqueadas. Además, registra todas las acciones sobre estas aplicaciones y las guarda en un fichero de texto. Puedes descargar e instalar Task Blockerdesde este mismo enlace.